Calidad y tecnología

Organización y tecnología

Ambas fábricas están concebidas para garantizar un flujo óptimo de todos los materiales: los locales de producción inician con el almacén de materias primas y embalaje, a continuación se encuentran el departamento de tostado, el departamento de producción de las cremas y de los chocolates, el departamento de envasado y el almacén de productos acabados.
Los almacenes están completamente informatizados con sistemas de RF; de esta manera se garantiza el uso correcto de los materiales según la lógica FIFO, y se tiene una visión puntual de la mercancía almacenada.

El tostado de las avellanas

Tostatura nocciole

La primera fase de la elaboración, además de la más importante, es el tostado de las avellanas, el cual se efectúa con un tradicional tostador de gas rotativo, que permite un correcto grado de tostado. Las avellanas enteras tostadas se convierten en una pasta y se utilizan inmediatamente para garantizar la frescura y para preservar las cualidades organolépticas.

La preparación de las cremas

El departamento de preparación de cremas es uno de los más innovadores. La tecnología y las instalaciones que utilizamos son adecuados para la elaboración del chocolate, que también se adapta perfectamente a la producción de las cremas para untar. El ciclo consta, en secuencia, de las balanzas de pesaje de las materias primas, mezclador, pre-refinadora de 2 cilindros, refinadora de 5 cilindros, con cilindros de 2500 mm de longitud, conchas para mezclar la crema y por último, los silos para almacenar el producto a la espera de ser envasado. Todo el departamento está regulado por un ordenador de supervisión, que dirige de manera autónoma todo el ciclo. La capacidad de producción equivale a 5500 kg de producto cada hora. En todo el departamento, desde hace muchos años, hemos tomado la decisión de adoptar el concepto de la “redundancia”: para toda la maquinaria principal tenemos otra maquinaria de reserva que no trabaja, que nos permite, de hecho, no interrumpir el ciclo de producción. Esto también permite la ejecución de un correcto mantenimiento preventivo, necesario para mantener todas las instalaciones siempre eficientes. Una instalación eficiente es garantía de productividad constante y, un aspecto fundamental, de un nivel de calidad siempre elevado.

El envasado

El envasado para el canal retail se lleva a cabo en un amplio departamento dotado de 7 de líneas monoformato. Las principales líneas envasan frascos de 750 g, 400 g tanto en cristal como en PET de manera completamente automática y tienen un capacidad superior a 2500 kg por hora. Una línea flexible capaz de envasar recipientes de diferentes medidas, como tazas, vasos y también los formatos descritos anteriormente. Dos líneas para el snack (crema y colines). Una línea para los envases individuales del canal HoReCa. Una lanzadera automática que traslada todos los productos al almacén de Productos Acabados.